Nuestra infancia: Street’s Fight

street's fight 2En Fremos os hemos hablado de muchas cosas a lo largo de todo el tiempo que llevamos activos. Juegos, música, programación y eventos han sido aquí expuestos y descritos con el único propósito de haceros llegar todo esto que tanto nos gusta. Pero, además de para todo esto, Fremos fue ideado y creado con la sana intención de compartir con vosotros nuestros inicios en el mundo de la informática, concretamente con el Amstrad CPC. En esta nueva sección, que llamaremos “Nuestra infancia”, os invitamos no a que veáis imágenes o vídeos sino a que hagáis uso, a través del emulador del blog, de aquellos programas que hace tanto tiempo creamos y que, ahora, vuelven a ver la luz.

Leer más

Las consolas: de juegos a multimedia

250px-Master_System_IISoy consolero. Lo proclamo abiertamente. Mentiría si dijera que no disfruté mi época con el Amstrad CPC 464 Plus y, años más tarde, con el PC (aunque esto último no durara mucho en términos lúdicos). Sin embargo para mí, esto que quede claro, las consolas de videojuegos son el mejor sitio para disfrutar de mi afición. 

Leer más

Requiem por una versión menor

250px-Master_System_IIHoy, en un día como otro cualquiera, viendo el muro de noticias de Facebook, me encuentro con algo no sorprendente, ni inesperado, pero sí descorazonador para todos los que hemos vivido una época lejana ya en el tiempo. El titular reza: Techland cancela las versiones de 360 y PlayStation 3 de Dying Light “Sencillamente, no eran capaces de mover el juego”. 

Leer más

Pasado sonoro: Purple Saturn Day

Pantalla TituloPuede que haya juegos mejores, no lo voy a negar (aunque tengo mis dudas, jejeje), pero si tengo que elegir entre todos los juegos que he jugado en el CPC, mi favorito sin duda sería este. Si en el último “Pasado sonoro” hablaba de un precursor de los juegos de mundo abierto al referirme al “Tai-Pan”, con el “Purple Saturn Day” he de hacer referencia a otro tipo de juegos, los que utilizan la vista en primera persona. Si todavía no conocéis esta obra maestra, os invito a saciar vuestra curiosidad. Y si buena es su apariencia gráfica, su música no se queda atrás.

Leer más